La necesidad de los dientes y de una sonrisa armoniosa ha  adquirido importancia en la última década. La pérdida prematura de dientes puede generar alteraciones en la oclusión y desencadenar problemas posteriores e inclusive colaborar a una pérdida de autoestima.  Los implantes dentales pueden reemplazar a los dientes perdidos, sirven de apoyo a una prótesis completa haciéndola más confortable y segura, también pueden reemplazar un solo diente sin necesidad de tallar los dientes vecinos.

Los implantes dentales son sustitutos artificiales a las raíces de los dientes naturales perdidos. Son estructuras de titanio biocompatibles que se ponen quirúrgicamente dentro de los maxilares para lograr una oseointegración (Unión del material del implante con el hueso). Una vez osteointegrado es posible rehabilitar el diente logrando una estética favorable y función adecuada.

En ocasiones la cantidad y calidad de hueso presente no es lo suficiente para poder poner los implantes, si este es el caso, existen procedimientos de regeneración ósea con el objetivo de devolver el volumen perdido para posteriormente poner un implante y lograr la rehabilitación dental satisfactoriamente.

PROCEDIMIENTOS